La empresa Starlink, respaldada por SpaceX bajo la tutela de Elon Musk, ha dado un paso significativo en Paraguay al recibir el visto bueno del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación (Mitic). Tras la concesión otorgada por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en octubre pasado para operar el Servicio de Transmisión de Datos y Acceso a Internet en el país, Starlink ha avanzado al siguiente nivel.
El titular del Mitic, Gustavo Villate, anunció que han recibido los primeros equipos modelos de Starlink la semana pasada. Estos equipos serán fundamentales para realizar las pruebas iniciales, lo que permitirá definir la tecnología necesaria en áreas cruciales como la educación, salud y seguridad.
“Queremos priorizar estos tres escenarios donde el Estado tiene una presencia limitada. Además, buscamos establecer una red de sitios conectados para ofrecer servicios de conectividad incluso en plazas públicas”, explicó Villate.
Las pruebas en curso están en proceso de negociación para determinar el modelo de contratación del servicio. Aunque la firma está finalizando detalles comerciales, se espera que, en el mejor de los casos, Starlink comience a ofrecer sus servicios para diciembre o enero.
Villate destacó que el servicio de Starlink puede proporcionar un ancho de banda de alrededor de 150 megabits, dependiendo del plan y del tipo de servicio ofrecido comercialmente.
Sin embargo, el ministro del Mitic previamente había señalado que el costo de Starlink es un poco más elevado en comparación con los servicios tradicionales de Internet. Aunque la tecnología ofrecida por Starlink es interesante, con despliegues técnicos notables, la fibra óptica sigue siendo mucho más eficiente, especialmente en áreas donde está disponible.
“En áreas cubiertas por fibra, esta sigue siendo la solución más eficiente tanto económicamente como técnicamente. Pero la elección entre estas soluciones depende de las necesidades individuales y operativas, aunque el costo puede ser un factor limitante”, afirmó Villate.
Técnicamente, Villate subrayó que el desafío real radica en el funcionamiento y despliegue de Starlink. Destacó el avance en la mejora de la capacidad, no solo en términos de ancho de banda sino también en la reducción del retardo o delay en la conexión.
Starlink, operando una constelación de más de 3 mil satélites en órbita no geoestacionaria, tiene como objetivo proporcionar acceso a Internet de alta velocidad y cobertura global. Esta red se presenta como una solución viable para llevar Internet a zonas remotas como el Chaco paraguayo, donde la conectividad es escasa o inexistente. Los terminales de usuario de Starlink son compactos y fáciles de usar, lo que facilitará su adopción en comunidades que necesitan desesperadamente acceso a Internet.