En Paraguay, la presencia femenina es notable, representando el 52% de la población total. Datos revelan un mayor índice de alfabetización y una esperanza de vida más prolongada en mujeres, indicadores que sugieren un panorama de fortaleza y resiliencia. En la jornada de hoy, sábado 25 de noviembre, se realizó el Congreso Internacional Mujeres que Suman 6.0, y esto fue lo que nos dejó como mensaje.
A pesar de estos logros, persisten los desafíos significativos en términos de igualdad de oportunidades y participación económica. Aunque la tasa de ocupación femenina ha incrementado, la brecha de género en el acceso al empleo persiste, con hombres teniendo casi un 26% más de probabilidades de estar ocupados.
La disparidad se refleja en la representación en cargos de decisión, tanto en el sector público como privado, así como en la esfera política. Aunque avances se han registrado, con un 16,8% de representación en el Congreso Nacional, el país aún se encuentra lejos del ideal de igualdad.
Sin embargo, en el ámbito empresarial, las mujeres están emergiendo con fuerza. Notablemente, el 95% de las micro, pequeñas y medianas empresas están lideradas por mujeres, mientras que solo el 2% de las grandes empresas cuentan con liderazgo femenino.
Estos datos destacan el creciente rol de las mujeres en el mundo empresarial paraguayo, con un incremento de emprendedoras en diversos sectores. A pesar de estos avances, queda un largo camino por recorrer para cerrar la brecha de género.
Diez recomendaciones clave se proponen para avanzar hacia una mayor igualdad:
  • Eliminar barreras legales y sociales que obstaculizan la participación femenina en el ámbito profesional y empresarial.
  • Promover la educación en áreas STEM para mujeres, brindándoles acceso y apoyo desde temprana edad.
  • Implementar políticas de conciliación laboral y familiar para facilitar la participación femenina en el mercado laboral.
  • Apoyar el emprendimiento femenino a través de programas financieros, capacitación y mentoría.
  • Incentivar a empresas a adoptar prácticas inclusivas y equitativas de género.
  • Reconocer y visibilizar logros de mujeres empresarias y profesionales.
  • Establecer alianzas entre sectores público, privado y sociedad civil.
  • Recopilar y analizar datos sobre la participación económica de las mujeres.
  • Sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de la igualdad de oportunidades.
  • Fortalecer organizaciones de mujeres empresarias y profesionales.
La participación económica de las mujeres no solo beneficia a estas últimas, sino que también impacta positivamente en la economía del país, contribuyendo al crecimiento, reducción de la pobreza y desarrollo sostenible.
La Asociación Paraguaya de Empresarias, Ejecutivas y Profesionales (APEP) despliega esfuerzos en este sentido, con casi 200 mujeres impulsando el liderazgo femenino, la igualdad y el desarrollo empresarial y profesional en el país. Este año, su sexta edición del Congreso Internacional Mujeres que Suman 6.0 abordó la transformación global en los negocios, ofreciendo conferencias, paneles, ferias empresariales y networking.
El avance hacia la igualdad de oportunidades y la participación económica de las mujeres en Paraguay no solo es un deber ético, sino también un motor para el desarrollo del país, beneficiando a toda la sociedad.