Con el objetivo de ofrecer experiencias de vuelo exclusivas, la compañía Air Europa sumó a su flota al nuevo Boeing 787-8 Dreamliner, lo cual eleva a diez el número de aeronaves incorporadas de este tipo a lo largo del 2022.
Un menor consumo de combustible, tecnología de punta, mayor flexibilidad en cuanto a la autonomía del avión, cromoterapia en cabina y la promesa de que el viajero llega menos cansado al destino, hacen que la experiencia de volar abordo un Boeing 787-8 de Air Europa sea única y placentera.
Con la incorporación de esta nueva aeronave, la compañía cumple con el plan de expansión trazado a principios de año, que conllevaba ampliar la flota a cinco Boeing 737 y cinco Boeing 787. Es así que hoy día, la operativa de largo radio ya cuenta con 23 unidades disponibles.
La incorporación de este Boeing 787 adicional permite hacer frente al notable incremento de la actividad registrado a lo largo de todo el año, reflejado en la recuperación de rutas y el incremento de frecuencias en las conexiones con algunos de los destinos más importantes para Air Europa.
Asimismo, refuerza el sólido papel estratégico de la compañía en el hub de Madrid-Barajas, donde es un actor clave en la conectividad entre Europa y América. De esta forma, la flota, que se sitúa ya en niveles de unidades disponibles similares a 2019, se consolida con modelos dotados de mayor capacidad y más sostenibles, al tiempo que se prepara para seguir ampliando su operativa en 2023.
El 2022 fue un año importante para Air Europa porque completó un importante proceso de unificación de flota en torno a dos de las aeronaves más avanzadas y eficientes del mercado: los Boeing 787 Dreamliner y los Boeing 737.
Los Dreamliner destacan por ser los aviones más innovadores en su categoría, no solo por los avances técnicos que incorporan, sino también por su capacidad para reducir en un 20% tanto el consumo de carburante como las emisiones, así como por el hecho de disminuir en un 60% el impacto acústico.