Gustavo Rivas
Economista, presidente de Basa Capital
Tener claro cuál es el camino para crear valor en las empresas, maximizarlo y sostenerlo es primordial. Y en este aspecto, las finanzas corporativas cumplen un rol sumamente relevante, puesto que es una herramienta que se encarga de abordar todas aquellas decisiones empresariales que impliquen el uso de capital. Es en este punto donde, independientemente al tipo de negocio, se trata de dar respuestas a interrogantes tales como ¿qué inversiones a largo plazo se harán? o ¿de dónde se obtendrán los recursos para esa inversión? Difícilmente las empresas pueden alcanzar por sí solas los objetivos de rentabilidad y maximización de valor sin una adecuada política de inversión, por lo que las finanzas corporativas cumplen además el papel de enlace con el mercado de valores a fin de proporcionar a la organización fuentes de financiación adecuadas y a un costo mínimo.
Las finanzas corporativas se ocupan principalmente de las decisiones de inversión, del financiamiento y, por supuesto, de los dividendos y el retorno de capital.
Sabido es que las decisiones sobre las inversiones de las empresas se centran en proyectos o en acciones tales como ampliación edilicia o de maquinaria y se busca asegurar un rendimiento superior a la tasa de rentabilidad. Se busca en todo momento conocer el costo de capital y que la decisión de hacer trabajar los fondos asegure un retorno de la inversión superior al mismo.
Las decisiones sobre financiamiento se refieren a de dónde se obtendrán los fondos para hacer frente a las inversiones planeadas. No solamente se evalúa la capacidad de afrontar con recursos propios, sino las alternativas que ofrece el mercado en materia de costos y plazos, que puede ser a través de préstamos bancarios o a través de la emisión de títulos de deuda (bonos) a través del mercado de capitales. Lo vital es lograr un equilibrio entre la deuda, el capital y los demás instrumentos financieros a fin de no depender de una sola fuente de capital.
Para un país como Paraguay, las finanzas corporativas son herramientas de gran valor, pues la base de generación económica está mayormente sustentada en empresas pequeñas y medianas, más conocidas como pymes. Para entender la importancia de las finanzas corporativas, sigue siendo indispensable seguir mejorando nuestro sistema educativo universitario de forma y manera de contar con profesionales cada vez más capacitados en estas áreas.