Douglas Wegner
Profesor Titular de la Fundação Dom Cabral
Imagine una empresa que, hasta hace unos años, operaba en un mercado bien definido y en el que podía monitorear fácilmente a sus competidores. Sus clientes eran leales y felices de ir a la tienda cuando necesitaban comprar algo. A lo sumo hicieron una llamada para investigar los precios en otras tiendas de la ciudad. Hoy, estos mismos clientes tienen literalmente el mundo en su teléfono inteligente y, si nuestra empresa ficticia no está preparada para la nueva realidad, ni siquiera sabrá qué buscan estos clientes y cómo pueden ser atendidos. Mucho menos tendrá oportunidad de convencerlos de que compren lo que buscan. Los competidores de esta empresa ficticia están en todas partes al mismo tiempo, y pueden surgir nuevos competidores de donde menos se lo esperan.
Los gerentes de empresas como la del ejemplo ficticio han estado perdiendo el sueño por la necesidad de acelerar el proceso de transformación digital. O, quizás, todavía no han entendido que la transformación digital no se trata solo de crear un canal de venta a través de Whatsapp o unirse a una plataforma de comercio electrónico. Por eso, el primer paso es tener claro qué significa impulsar la transformación digital de una empresa y crear una estrategia digital.
Luego, se trata de encontrar formas de implementar esa estrategia digital a un ritmo más rápido que el cambio de la tecnología misma. Créame, si tarda demasiado, puede ser que cuando termine el primer paso del proceso, tenga que empezar todo de nuevo. Entonces, ¿cómo acelerar la transformación digital cuando la mayor urgencia es apagar los incendios del día a día y hacer ventas para cerrar las cuentas del mes?
Cooperar puede ayudar
En una encuesta realizada en 2022 por investigadores de la Fundação Dom Cabral y Unisinos con los gerentes de 200 pymes, concluimos que la colaboración ayudó efectivamente a estas empresas a promover la transformación digital. A través de la colaboración con proveedores, clientes, empresas del mismo sector, empresas de otros sectores y redes, entidades y universidades, estas empresas han incrementado su madurez digital. Más que eso, al aumentar su madurez digital, estas pequeñas y medianas empresas tuvieron un impacto positivo en su desempeño (ingresos y utilidad neta), incluso durante la pandemia.
Al colaborar con otras empresas, encontramos que la pyme se anima a avanzar en la transformación digital de varias maneras. Una forma sencilla y eficaz es desarrollar rutinas de intercambio de conocimiento con sus socios, que permitan incorporar buenas prácticas al negocio y hacer que el conocimiento tácito se transfiera. La alianza de una empresa con un cliente que ya está más avanzado en el proceso de digitalización, por ejemplo, servirá como estímulo para aprender e implementar procesos digitales basados en la experiencia de ese cliente. Conectar con una empresa colaboradora o con universidades y centros de investigación también es una forma de acceder al conocimiento actual y las tendencias tecnológicas.
Además, la colaboración anima a las empresas a invertir en nuevas tecnologías y procesos. Al colaborar con proveedores o clientes que tienen un mayor nivel de madurez digital, la pyme puede verse obligada a adoptar procesos o invertir en tecnologías que se adapten a ese socio. Lo que en un principio puede parecer un coste, en la práctica acaba convirtiéndose en una inversión que afecta a todo el negocio porque aumenta el conocimiento tecnológico de la empresa y la prepara para su propia transformación. Tomemos, por ejemplo, el caso de una empresa de producción de calzado que se convierte en parte de la cadena de suministro de Nike o Adidas.
Esta empresa será inducida a elevar su nivel de madurez digital para cumplir con los requisitos del socio, y a cambio obtendrá aprendizajes relevantes que le ayudarán a elevar su eficiencia y productividad de manera amplia.
Los programas de la Fundação Dom Cabral, como PAEX y PAN, apoyan a las empresas a desarrollar alianzas estratégicas con clientes, proveedores, entidades, universidades e incluso competidores. A través de la colaboración con socios estratégicos, creemos que las empresas también podrán aprovechar su madurez digital. Si su empresa está pasando por un proceso de transformación digital, analice cuidadosamente a sus socios estratégicos actuales y potenciales. De ellos puede venir mucho conocimiento e impulso para avanzar en la transformación digital.