Ángelo Palacios
Economista y Máster en Finanzas
Hemos escuchado mucho el término “Grado de Inversión”. Para entenderlo debemos saber que todos los países con un Mercado de Valores desarrollado, poseen entidades Calificadoras de Riesgos, autorizadas y reguladas por el Estado a través de organismos especializados. Por historia y tamaño, las más reconocidas mundialmente son las autorizadas por la Comisión de Valores de los EE.UU. (S.E.C.), denominadas allá “NRSRO” (Nationally Recognised Statistical Rating Organization). Aquí enlace para quienes deseen ver detalles: https://bit.ly/3QQt7U1
Estas agencias evalúan la capacidad de pago de obligaciones con relación a instrumentos emitidos. De las 10 calificadoras citadas en el enlace, las 3 más grandes y parámetro mundial son “Fitch Ratings Inc”, “Moody’s Investors Service Inc” y “S&P Global Ratings”. Las mismas categorizan sus Riesgos desde “Grado de Inversión” (AAA hasta BBB-) y luego (BB+ hasta D), considerándose desde CCC+ para abajo ya con mayor riesgo de impago. Recordemos que Paraguay está hoy en BB+, o sea está a solamente un “escalón” de entrar en zona de “Grado de Inversion”.
Esta eventual calificación no solo es buena para los Bonos emitidos por el Gobierno paraguayo, sino también es buena para todas las demás empresas en Paraguay. Los inversores de todo el mundo usarán este parámetro de “Grado de Inversión” como base de su cálculo de riesgos/rentabilidad para futuras inversiones en Bonos de la Republica del Paraguay y también para invertir en empresas radicadas en Paraguay a las cuales le suman un cálculo de riesgos para cada sector (agrícola, ganadero, Industrial, servicios y finalmente el riesgo de empresa en sí).
Todo inversor del exterior, lo primero que mira es cuál es la calificación, tanto los inversores individuales como institucionales (grandes fondos de pensiones de inversión de todo el mundo). Así, como siempre existe el deseo de “diversificar” las inversiones en “varias canastas”, al calificarse un nuevo país con “Grado de Inversión”, es una alternativa más para los gestores de fondos del mundo.
Esta calificación depende de la situación económica, el entorno regional, las tendencias, la estructura organizativa e institucional, los sistemas y la capacidad de gestión, control y justicia, la reputación de buenos pagadores y si existe expectativa de una buena estabilidad monetaria y fiscal. Es similar a la forma en que los bancos, financieras y cooperativas evalúan si una persona o empresa tendría la capacidad de honrar y pagar un préstamo antes de autorizarlo y acreditar los fondos.
Cuando los inversores y gestores de fondos del mundo vean que Paraguay tiene el “Sello BBB” de estas Calificadoras, será más sencillo que consigan la aprobación para invertir en nuestro país. Un punto importante para finalizar es ser conscientes de que el hecho de recibir eventualmente la Calificación de “Grado de Inversión” será una gran responsabilidad, porque si no es manejada adecuada y responsablemente puede llevar a países y empresas a serios problemas de sobre-endeudamiento, como ocurrió en su momento con algunos países de la región que no supieron controlarse en su nivel de endeudamiento por el clásico riesgo de la plata dulce y tomar deudas por encima de lo que se realmente se puede pagar, similar a la tentación que tenemos como individuos cuando un banco, financiera o cooperativa nos da la posibilidad de sacar préstamos por encima de lo que realmente podemos pagar.
Así, una buena calificación es una gran oportunidad para aumentar las inversiones públicas y privadas, aumentar la producción y la calidad de vida de los paraguayos, pero también una gran responsabilidad en lo referente al autocontrol y gestión de largo plazo.