Si todo el mundo se desplazara diariamente en bicicleta, el mundo podría reducir las emisiones de dióxido de carbono en casi 700 millones de toneladas al año, según un estudio de la revista Communications Earth and Environment.
El sector del transporte y especialmente el de los coches; es responsable de una cuarta parte de las emisiones actuales de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global, y se prevé que la demanda mundial de transporte se triplique a mediados de siglo.
A través de una base de datos global sobre posesión y uso de bicicletas en 60 países, un grupo de investigadores logró demostrar que pese a que la fabricación de bicicletas superó a la de los coches entre 1962 y 2015, el porcentaje de su uso en desplazamientos diarios sólo fue del 5% de media.
En algunos países, las bicis suelen ser relacionadas con actividades de ocio y no como modo de transporte.
Pero si todo el mundo recorriera una media de 1,6 kilómetrosal día en bicicleta, el mundo reduciría las emisiones de CO2 en unos 414 millones de toneladas al año, lo que equivale a las emisiones anuales de Gran Bretaña, calculan los investigadores.
Y con 2,6 kilómetros de trayectos en bicicleta al día, se podría reducir las emisiones de 686 millones de toneladas al año.
Para Gang Liu, principal autor del estudio y profesor del departamento de tecnologías verdes de la Universidad del Sur de Dinamarca, el principal interés del estudio es que demuestra que la bicicleta tiene un importante papel que desempeñar en la reducción de la huella de carbono del transporte, en un momento en que el debate tiende a centrarse en los coches eléctricos.