Gustavo Rivas
Economista, presidente de Basa Capital
@gustavorivasmasi
Una de las frases más célebres en el ámbito económico local hace alusión a que Paraguay es la tumba de las teorías económicas y algo de razón hay en cuanto a tasas de interés se trata. Considero que entender cómo se da la disociación de tasas de interés en nuestro país es un tema apasionante para tratar y, por qué no, arrojar un poco de luz sobre el mismo.
Es sabido que, a nivel doméstico, la única referencia financiera con precio de mercado reconocida y aceptada por los diferentes actores de la economía es el tipo de cambio.
También la Secretaría de Estado de Tributación (SET) utiliza la referencia para los estados contables. Pero qué pasa cuando quiere saber cómo está el precio del dinero en guaraníes, esto es, ¿cuánto vale el guaraní a la vista, a 180 días, a 1 año, a 10 años? Determinar el precio del dinero en nuestro sistema financiero tiene sus particularidades y una metodología muy arraigada a hechos importantes de nuestra historia financiera, que comento a continuación.
Realidad de la moneda local Hace poco menos de 30 años, el país atravesó una de las crisis financieras más importantes vividas por alguna economía, dejando como consecuencia el cierre de dos terceras partes de los bancos del sistema; el concepto “riesgo de liquidez” fue la mayor lección y quedó marcada a fuego. Hasta hoy día, este concepto sigue siendo un factor determinante a la hora de gerenciar los recursos financieros de una entidad, especialmente los de capital local, así como la forma de determinar el costo de fondos de las instituciones financieras.
En Paraguay, la mayoría trabaja con un sistema de costo de fondo promedio, vale decir se deja de lado el riesgo de mercado y se saca un promedio simple de sus costos tanto de vista como a plazo y no se toma en cuenta una curva de tasa de referencia, sino sencillamente se toma en consideración el precio final promedio de lo que pagan por las captaciones, deduciendo el encaje legal y el Fondo de Garantía de Depósitos.
Bajo este esquema, notamos una simplificación extrema, que si bien facilita la gestión, presenta enormes inconvenientes a la hora de cambios importantes en los precios de referencia como cuando el BCP modifica sus tasas de política monetaria y el efecto de traspaso no es inmediato debido a que la mayoría de las instituciones tienen un solo precio y no una curva.
Entonces, volviendo a nuestra pregunta de ¿cuánto vale el guaraní…? nos encontramos con que determinar el valor del dinero no viene dado tanto por el precio pagado por el BCP, sino por el nivel de liquidez de la moneda, por lo que las instituciones financieras dan prioridad al mismo en sus “buffers” o colchones de reservas para enfrentar contingencias. Como consecuencia de lo explicado hasta aquí, tenemos una disociación muy importante a nivel de tasas; por un lado, tenemos al BCP con sus tasas de Política Monetaria, al Ministerio de Hacienda con tasas de los bonos, por otro los bancos y financieras; y finalmente, al mercado de valores.
Al tratar de encontrar un precio de referencia, seguimos viendo una desconexión importante entre las mismas. Podría decirse que existen curvas de tasas de interés como instituciones existen. El mercado financiero debe aún transitar un camino importante en la búsqueda de una referencia homogénea a la hora de determinar el precio del dinero en Paraguay.