La región de América Latina y el Caribe tendrá un crecimiento del PIB de 2,1% en 2022, muy por debajo del 6,2% del año pasado, estimó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
“Vemos algo muy preocupante. Venimos de una tasa de crecimiento de 6,2% y nos vamos a ir a un 2,1%. Va a haber una desaceleración muy importante del crecimiento en toda la región”, dijo la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, en una conferencia virtual desde Ciudad de México para presentar las previsiones del organismo para 2022.
Por países, la Cepal estima que Brasil, la mayor economía de la región, crecerá 0,5%, mientras que México vería una expansión del 2,9%. Argentina, en tanto, crecería a una tasa de 2,2% este año. Paraguay y Perú serían la excepción con crecimientos del 4%.
La inversión y la productividad son “problemas estructurales que siguen condicionando esta posibilidad de sostener una recuperación más allá de lo que vimos en 2021″, explicó Bárcena.
En América Latina y el Caribe la inversión respecto al PIB “es de 19,5%, es una de las inversiones más bajas de las últimas tres décadas, y desde luego la más baja de todo el mundo”, enfatizó.
El promedio mundial en ese rubro es de 26,8%, apuntó.
El motor de crecimiento en 2021 “fue sin duda el consumo, al que se sumaron exportaciones y la formación bruta de capital fijo”, añadió.
También dijo que “el mayor número de remesas apuntaló el consumo privado” en la región.