Dentro de la caja de herramientas de Marketing, destaca más que nunca una de las principales: el visual merchandising. Es la que nos hará alcanzar los resultados esperados, si invertimos en ella. Analía Gómez Capdevila, master en diseño de espacios comerciales y visual merchandising, directora de Espais Arquitectura comercial, nos da las claves a tener en cuenta en nuestra campaña de fin de año.
1. Mensaje de la campaña: Definirlo a conciencia: Debe ir en línea directa con los objetivos de ventas, para que se convierta en un vehículo de conversiones.
2. Diseño de escaparates: Es crucial, ya que se trata del primer canal físico en comunicar nuestro mensaje al público objetivo. Se debe leer claramente lo que deseamos transmitir.
3. Contenido del escaparate: Los productos u objetos que forman parte de la composición, deben seleccionarse cuidadosamente y ser dirigidos especialmente al “cliente de Navidad”. Es el que busca completar su lista de regalos y con el poco tiempo que cuenta, elegirá y agradecerá a las marcas que le faciliten la tarea.
4. Coherencia de diseño: Desde el escaparate hasta el interior de la tienda, se debe leer un “todo”. Está comprobado que, así como un buen escaparate invita a ingresar, un visual merchandising acertado en la exhibición de tienda, aumenta el tiempo de permanencia y potencia las ventas.
5. Proponer acciones que inviten a acudir e interactuar en la tienda física: Que inviten a acudir e interactuar en la tienda física. Hoy en día, los clientes deben que tener motivos para realizar las compras fuera del canal on line, ¡y debemos brindárselos!
6. Exhibición por concepto: Este criterio propicia la venta cruzada, ya que expone los productos en el contexto de su uso. Es la temporada en que da mejores resultados, ya que los consumidores están predispuestos a sumar productos a su carrito, por factores ambientales.
7. Señalética: Clara y amigable. Forma parte de los puntos que más agradecen los clientes actuales. Encontrar de una manera ágil y sencilla lo que buscan, agrega valor a la experiencia de compra.
8. Cuidado del Stock: Debemos estar prevenidos ante la temporada de alta rotación, sobre todo de los productos estrella. Es importante que, si no podremos satisfacer cierta demanda de productos, lo comuniquemos adecuadamente y ofrezcamos alternativas a los clientes.
9. Descripción y precios a la vista: de nuevo pensando en el escaso tiempo del cliente, se ve casi como un detalle personal que ofrezcamos una descripción apropiada de nuestros productos y que los precios se puedan ver claramente en cada uno de ellos. Nadie desea tener que preguntar precios.
10 Descuentos y beneficios con sentido: Ir más allá de ofrecer descuentos. Apuntar al vínculo que puede surgir entre los clientes y nuestra marca. Si planteamos que al comprarnos están colaborando con alguna acción social o de bien común, podemos conectar con “clientes de gran valor”, que no son los que solo buscan “precios convenientes”.