Ahora más familias podrán ser beneficiadas con el producto Primera Vivienda, ya que la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) ha autorizado recientemente una ampliación de los montos máximos de financiamiento, este está dirigido específicamente a familias cuyos ingresos se encuentren entre 1 a 7 salarios mínimos.
La presidenta de la AFD, María Fernanda Carrón, explicó a Revista FOCO, que este producto tiene dos subcategorías que dependen del ingreso familiar para las cuales se establecen tasas de interés específicas y montos máximos de financiamiento. La primera categoría corresponde a las familias que tienen ingresos de 1 a 4 salarios mínimos, donde la tasa de interés máxima que puede ser cobrada al beneficiario final es de 6,9% y el monto máximo de financiación es de G. 343,5 millones.
La segunda categoría corresponde a las familias que tienen ingresos de 4 a 7 salarios mínimos, donde la tasa de interés máxima que puede ser cobrada al beneficiario final, es de 8,9% y el monto máximo de financiación alcanza G. 595,5 millones. “Un tema importante que destacar en este producto es que si bien la cuota no podrá ser superior al 40% del ingreso global familiar al momento de calcular el ingreso familiar se puede incluir los ingresos de los firmantes del crédito, e incluso se pueden sumar los ingresos de padres, hijos y hermanos de cualquiera de los deudores principales, quienes deberán firmar como codeudores de la operación”, explicó.
En este sentido, bajo este producto se puede financiar: Compra de vivienda terminada, compra de vivienda y terminación/refacción, compra de vivienda en pre-venta (en plano o en pozo), construcción de vivienda proyecto nuevo en inmueble propio sin edificación), compra de terreno y construcción de vivienda (proyecto nuevo en inmueble sin edificación), refacción, ampliación y terminación de vivienda.
Aumento de interesados por el producto. Según María Fernanda, el incremento del producto de primera vivienda se debe a los elementos que involucran al sistema financiero como: las flexibilizaciones por parte del Banco Central del Paraguay (BCP) de algunas normativas referente a vivienda, el aumento de la liquidez en el sistema financiero y por supuesto los niveles históricamente bajos de tasas de interés.
“En el caso de nuestro producto Primera Vivienda, el año pasado redujimos las tasas a los niveles más bajos en toda la historia de la institución llegando a 6,9% y 8,9% respectivamente en las categorías mencionadas anteriormente”, añadió. Por otra parte, agregó que la pandemia dio un nuevo impulso a todos los procesos de digitalización y simplificación de trámites y en la AFD apuestan a la implementación de solicitudes electrónicas, que permiten llegar a más personas en un tiempo más acotado.
Asimismo, sostuvo que la crisis sanitaria parece haber traído cambios inesperados en el sector residencial que permite ver este aumento en la demanda no solamente por nuevas viviendas, sino también de refacciones y ampliaciones para adecuar las necesidades de las familias a la realidad del confinamiento. “Todos los elementos anteriores que impactaron la demanda de manera positiva se combinaron con una mayor oferta de soluciones habitacionales por parte de los desarrolladores inmobiliarios”, añadió. Y agregó que la institución aprueba en promedio 210 viviendas al mes, comparado con la cifra del año pasado de 130 en cantidad de aprobaciones por mes. “Esperamos cerrar este año con 2.500 viviendas aprobadas”, indicó.
Los interesados en acceder a un crédito de la AFD deben acercarse a las Instituciones Financieras Intermediarias que figuran en la página https://www.afd.gov.py/ifis, y solicitar el crédito. Cada institución financiera establece sus propios requisitos y analiza previamente la solicitud del cliente, para luego remitir a la AFD para su aprobación.
Luego, señaló que en Paraguay el déficit habitacional aún continúa siendo significativo, es por eso que para la AFD este es un sector considerado estratégico en el que deben seguir ofreciendo nuevas alternativas de financiamiento.
“Recientemente hemos lanzado un fideicomiso en alianza c on el Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat (MUVH) que permitirá subsidiar hasta el 20% en la financiación de viviendas en rangos de 2 a 7 salarios mínimos.Adicionalmente, estamos analizando la creación de un fondo de garantía para viviendas”, adelantó.
Sumado a todo lo anterior, concluyó diciendo que el sector de la construcción y especialmente el de la vivienda tiene un impacto económico y social significativo al ser uno de los sectores que ha generado y mantenido una parte importante de la mano de obra durante la pandemia y que se constituye en uno de los motores de la recuperación post pandemia