Caballeros vestidos con armaduras, estandartes con insignias familiares, batallas, ajusticiamientos, reinados y el universo mágico medieval de España son elementos de inspiración que dieron vida al Castillo Echauri, y hoy deleitan a los turistas.
¿Quién no soñó alguna vez con ser la princesa de un castillo o con desenvainar una espada y utilizar el escudo para librar la batalla, con cortar la cuerda de una catapulta o con sentarse en el trono de un rey? Aquellas aventuras que en la infancia avivaban las mentes por lo intrépidas, caballerescas y real vuelven a cobrar vida con lo mejor del follaje de Colonia Independencia como escenario.
De imponente altura, cautivadora arquitectura labrada en hormigón, ladrillo y piedra, el Castillo Echauri invita a disfrutar del estilo medieval -de inspiración española- en sus diferentes niveles y de sus atractivos en decoración, tales como la réplica de una armadura de hierro del siglo XVII, juego de mesas de piedra, reliquias y artículos de la España medieval.
Las principales atracciones del lugar son: el trono; el patio de armas que incluye hachas, espadas y escudos, picota, snack bar y souvenirs, además de la torre y calabozo.
Adicionalmente, este sitio es también una oportunidad para el encuentro con la naturaleza gracias a su privilegiada ubicación a pies del Ybytyruzú. Asimismo, cuenta con vistas panorámicas del valle que deslumbran por lo verde y alberga a seductores atardeceres. La misma puede ser apreciada a través del mirador del Rey.
Para deleite de los visitantes que desean seguir sumergiéndose en esta fusión de lo histórico con lo natural se cuenta con los atractivos de la Roca Dragón; la espada en la piedra, al estilo Excálibur, y rutas de senderismo.
El Castillo Echauri fue un sueño del arquitecto Guillermo Echauri, paraguayo oriundo de Villarica, quien deseaba construir un castillo como los que existe en Navarra, España, lugar de procedencia de sus ancestros. Asimismo, es una forma de que la familia deje su huella en la comunidad. La construcción inició en 1995 y terminó luego de cinco años. Desde entonces fue una casa de descanso para toda la familia, sin embargo, la posibilidad de convertirlo en un parque temático siempre estuvo latente.
Las puertas del castillo se abren los fines de semana para recibir a los turistas de 10:00 a 17:30, la entrada tiene un costo de G. 30.000 y G. 15.000 para menores de 8 a 12 años, en tanto que los menores de 7 años no pagan. Para producciones o alquiler es habilitado de miércoles a viernes de 14:00 a 17:00 con reserva anticipada, el costo es de G. 300.000.