Tenemos que entender el emprendedor tiene dos bolsillos, un bolsillo es nuestro dinero personal y otro bolsillo es el dinero de la empresa.
Publicación original en LinkedIn por Rodrigo Valdez.
Cuando empecé a como emprendedor con Girolabs no tenía idea de lo que me esperaba. Comenzamos con prácticamente nada, y así también nuestros ingresos eran muy pequeños. En ese momento no tenía aún prácticamente ningún gasto, tenía 22 años y vivía con mis papas, no tenía movilidad propia, estaba terminando la facultad y mis salidas con mis amigos eran de bajo presupuesto. Por lo que no dependía del dinero para sobrevivir.
Aun así, desde el primer día decidimos que teníamos que ponernos un salario fijo, por más pequeño que sea. Como les comente, nuestros ingresos eran pequeños, por lo que nos asignamos alrededor de la mitad de un salario mínimo como salario fijo inicial, esto lo mantuvimos por al menos 6 meses. A medida de que el emprendimiento iba ganando estabilidad, fuimos incrementando nuestros salarios gradualmente.
Uno espera que como emprendedor/empresario va a ganar muchísimo dinero, cuando la realidad es que al principio rara vez es así. Con relación a mis otros amigos de mi generación y áreas de trabajo similares, pude igualar el promedio salarial recién en el primer año del emprendimiento.
Desde el día uno nos aseguramos de que nuestro salario sea fijo, y de que la empresa pueda cubrir mínimamente eso. Los problemas empiezan cuando empezamos a ganar más dinero, tenemos esa sensación de tener más dinero en la cuenta automáticamente podemos tener un aumento, siendo que la empresa aún no tiene una fuente de ingreso estable.
Cuando tenemos ingresos extra, es momento de ahorrar para momentos difíciles, para inversiones y para tener un colchón o una reserva en caso de que la empresa tenga problemas con el flujo de caja.
Los problemas de flujo de caja suceden cuando tenemos contratos asegurados, facturas por cobrar, sin embargo aún no tenemos el dinero en nuestra cuenta debido a atrasos en los cobros o pagos que se realizan a 30, 60 y hasta 90 días. Los negocios también tiene épocas altas y  épocas bajas, para  nosotros la época de mayor trabajo y facturación  son los meses desde marzo a noviembre,por lo cual tenemos que ganar los suficiente para poder aguantar durante los meses de diciembre a febrero y por supuesto, cubrir el aguinaldo. Idealmente un emprendimiento saludable debería tener para aguantar 2 a 3 meses de gastos fijos a fin de no tener problemas con su flujo de caja.
El asignarse un salario también nos hace entender que el dinero que ganamos no es precisamente nuestro, es de la empresa, de la sociedad, y es la empresa la que nos va pagando a nosotros.
Una de las incógnitas que siempre tenemos es dónde guardar el dinero del emprendimiento. Normalmente, cuando empezamos, no tenemos aún una sociedad constituida por lo tanto no podemos habilitar una cuenta corriente empresarial en un banco. Lo que sí podemos hacer es habilitar una caja de ahorro personal o, en el caso de ser una sociedad, una caja de ahorro en conjunto, donde se irá depositando los ingresos de la empresa.Esto es super importante, solemos cometer el error de mezclar nuestro dinero personal con el dinero de la empresa, es ahí donde empiezan los problemas.
Empezamos a usar dinero de la empresa, con la excusa de ser un simple préstamo de unas horas o que de igual manera es nuestro dinero, hacemos adelantos de nuestros salarios y otras cosas.
En el caso de tener una sociedad, tener una cuenta en conjunto ayuda a la transparencia del negocio con tu socio/a, donde ambas personas pueden tener un control de los ingresos y egresos de la empresa. En esta situación es aún más importante mantener la división entre el dinero personal y el dinero de la empresa.
Tenemos que entender que tenemos dos bolsillos, un bolsillo es nuestro dinero personal y otro bolsillo es el dinero de la empresa. Si podemos poner como regla de oro, no utilizar ambos bolsillos indistintamente y usar siempre el bolsillo adecuado para ingresos y egresos vamos a tener una economía personal y empresarial mucho más ordenada y sana.